Constelaciones individuales

Mis sesiones

En una sesión individual tratamos un tema concreto que quieras plantear. Puede ser un problema, un bloqueo físico, emocional o mental de tu entorno personal, familiar o laboral.

¿ Cómo funciona una constelación individual?

Partimos desde el planteamiento de tu situación. Puede que sea un problema, bloqueo, dificultad o patrón (a nivel físico, emocional o mental).

En una sesión tratamos un tema en específico de forma profunda. Si te has planteado constelar esta situación, es porque asientes a la situación y te responsabilizas de ella implicándote en la solución.

Empezaremos la sesión con tu exposición del tema y si es necesario te acompañaré a centrar la situación.

A continuación haremos un centramiento o pequeña meditación para conectar profundamente con nuestra esencia y dejar a un lado los pensamientos, las expectativas y el control del resultado.

Después del centramiento pasaremos a un ejercicio sistémico o constelación.

Te iré guiando durante la constelación para que puedas conectar con tu cuerpo físico y la energía que está estancada.

A partir de ahí te invitaré a decir unas frases sanadoras. Las frases sanadoras van dirigidas a reconocer lo que hay y a tomar decisiones conscientes. En todo momento eres tú quien decide hasta dónde se puede llegar, hasta dónde estás dispuesto a liberar, ver o reconciliar.

Una vez se haya iniciado el movimiento energético y liberador, cerraremos la constelación.

Cuando acabemos la constelación, lo mejor es cerrar la sesión para que asimiles lo que ha sucedido y te quedes con fuerza y autonomía para tu vida. En ocasiones, la mente quiere entender que ha sucedido y controlar, más la experiencia demuestra que de esa manera se está interfiriendo en el movimiento liberador.

¿Quién puede constelar?

Sólo un adulto puede constelar y sólo puedes constelar tus temas propios o de tus hijos. Los hijos muestran síntomas de los padres, están al servicio del sistema. Por lo tanto, si tu hijo muestra un síntoma significa que tu como padre puedes ver la dinámica que está sucediendo y que tu hijo quiere mostrarte a través del síntoma.

¿Cada cuánto se puede constelar?

No hay un tiempo definido. Mi recomendación es que dejes que el tema que has constelado se asiente y observes el siguiente tema esencial a constelar. 

Cuando se ha constelado un tema, ya no es necesario volverlo a constelar, lo único es que pueden haber varias capas en ese tema y puedan ir surgiendo varios síntomas que necesites observar.

¿Qué hacer después de una constelación?

Después de una constelación lo más recomendable es descansar para integrar lo que ha sucedido. A partir de ahí, cada proceso es personal.

Al finalizar la constelación puedes sentir liberación, paz, a menudo la sensación de que has soltado carga o peso, de que te sientes más ligero. Las horas o días después puede aparecer mucho cansancio y sensación extraña hasta que la energía se va recolocando.

Los síntomas pueden desaparecer muy rápido o van a necesitar su tiempo para recolocarse.

Mi experiencia personal es que la energía se libera muy rápido, más nuestro cuerpo físico y mental necesita más tiempo para integrar lo que ha sucedido y eso puede requerir meses o incluso verse el resultado al cabo de un año o dos.

Lo que a menudo sucede es que notas cambios sutiles al principio que ya puedes observar, y los cambios profundos llegarán cuando estés preparado.

Las constelaciones nos invitan a ir hacia la vida, a abrir nuestra consciencia que a su vez, sana nuestra vida. Nos ayuda a estar en la fuerza y la responsabilidad, con gratitud y respeto, asintiendo a lo que hay, respetando el orden, incluyendo todo y a todos y manteniendo el equilibrio entre el dar y el recibir.